jueves, 25 de abril de 2013

Carta sobre el exilio, de Cecilia Álvarez Gil

Señor director del Español:
Soy una joven española llena de incertidumbres. Estoy haciendo las cosas como me enseñaron que había que hacerlas: estudio en un instituto público de Sevilla, procuro estar al tanto de las noticias y estoy aprendiendo idiomas para que mi formación sea más completa. Quiero ir a la universidad de Sevilla donde usted fue un insigne alumno y voy formando mi pensamiento critico observando y analizando la realidad.
Esto último es lo que me impulsa a escribirle porque sé que usted tuvo que marcharse de España, destino que sin duda esta marcando a la juventud española. Quiero preguntarle qué se siente cuando el país que le vio nacer a uno le niega la posibilidad de futuro. Me gustaría que me dijera cómo se acostumbra el oído a escuchar cotidianamente la lengua que no es la materna, paseando por calles que no se han pisado nunca.¿Qué se siente al llamar a las puertas de oficinas extranjeras?
Don José María, usted se marchó de España por no poder expresar abiertamente sus ideas políticas y dirige un periódico en Londres que se llama precisamente El Español. Los jóvenes de hoy tendremos que marchamos porque aunque queramos hablar nadie nos escucha. Dicen que somos una generación muy preparada, con estudios y con conciencia social, pero nuestro país no tiene sitio para nosotros.
Señor Blanco White, usted que desde Londres, Dublín y Liverpool reflexionó sobre España y que siempre soñó volver y no pudo, ¿cree que en algún momento España sabrá valorar el potencial nuestro?
Quiero vivir en España, ser feliz en España, tener futuro en España.
Tal vez algún día cambien las cosas. Entretanto reciba un cordial saludo.

Cecilia Álvarez Gil.


Retrato de Gertrudis Gómez de Avellaneda

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada