martes, 22 de enero de 2013

Poesia mistica: Juan de la Cruz


POESÍA MÍSTICA

Durante la Edad Media la poesía religiosa se caracterizó por los versos de devoción. Este continúa hasta el siglo de Oro y , dentro de este, es donde surge la poesía mística.

La poesía mística se diferencia de la poesía devota en el modo con que se relaciona con Dios. Los versos religiosos hablan acerca de Dios, en cambio, los versos místicos hablan con Dios: la mística es un estado de perfección en el que el alma, ya purificada, se une con Dios.



Puesto que la experiencia mística no se puede expresar con el lenguaje común, los autores recurren a menudo a la poesía, la forma más elevada de comunicación verbal, para describirla.
El lenguaje místico, que manifiesta una relación de amor divino, se expresa a menudo con las formas y tópicos de la poesía de amor humano.
Los autores más destacados en la poesía mística son Santa Teresa de Jesús  y San Juan de la Cruz.


SAN JUAN DE LA CRUZ:
Su nombre real era Juan de Yepes Álvarez y su primera identificación como fraile Juan de San Matías. Nació en Fontiveros el 24 de junio de 1542 y murió en Úbeda el 14 de diciembre del 1591.  Fue un religioso y poeta místico del renacimiento español. Fue reformador de la Orden de los Carmelitas y cofundador de la Orden de Carmelitas Descalzos con Santa Teresa de Jesús.


EL PASTORCICO

Un pastorcico solo está penando
Ajeno de placer y de contento
Y en su pastora puesto el pensamiento
Y el pecho del amor muy lastimado.

No llora por haberle amor llagado
Que no le pena verse así afligido
Aunque en el corazón está herido
Mas llora por pensar que está olvidado.

Que sólo de pensar que está olvidado
De su bella pastora con gran pena
Se deja maltratar en tierra ajena
El pecho del amor muy lastimado.

Y dice el pastorcico: "¡Ay desdichado
De aquel que de mi amor ha hecho ausencia
Y no quiere gozar la mi presencia
Y el pecho por su amor muy lastimado!"

Y al cabo de un gran rato se ha encumbrado
Sobre un árbol do abrió sus brazos bellos
Y muerto se ha quedado asido de ellos
Del pecho del amor muy lastimado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada