lunes, 6 de mayo de 2013

Reportaje: La expulsión de los moriscos


La expulsión de los moriscos tuvo lugar el 9 de abril de 1609, bajo el reinado del rey Felipe 3. Los moriscos eran musulmanes conversos (bautizados) por la Pragmática de la conversión forzosa de los Reyes Católicos, que se puso en vigor el 14 de febrero de 1502.

Tras la rebelión de las Alpujarras en 1568, protagonizada por los moriscos granadinos menos aculturados, fue tomando cada vez mayor peso la opinión de que esta minoría religiosa constituía un verdadero problema de seguridad nacional. Esta opinión se veía reforzada por las numerosas incursiones de piratas berberiscos, que asolaban continuamente toda la costa levantina. Los moriscos empezaron a ser considerados unos potenciales aliados de turcos y franceses.

Creció el temor de una posible colaboración entre la población morisca y el imperio turco en contra de la España cristiana. Además, servía de excusa el pensamiento crítico que hacía tiempo corría por Europa sobre la discutible cristiandad de España por la permanencia de algunas minorías religiosas. Con esta decisión se acababa el proceso de convertir a toda la población española al cristianismo, que había comenzado con la expulsión de los judíos. Aunque no era esta la opinión popular, que lo que notaba era la disminución de mano de obra y de la producción.

La expulsión de un 4% de la población parece de poca importancia, pero hay que considerar que la población morisca era una parte importante de la clase trabajadora, pues no la constituían nobles, hidalgos, ni soldados. Por tanto, esto supuso una reducción notable en la recaudación de impuestos, y para las zonas más afectadas tuvo unos efectos despobladores que duraron décadas y causaron un vacío importante en el artesanado, producción de telas, comercio y trabajadores del campo. 
Muchos campesinos cristianos, además, veían cómo las tierras dejadas por la población morisca pasaban a manos de la nobleza, la cual pretendía que el campesinado las explotase a cambio de unos alquileres y condiciones abusivas para recuperar sus “pérdidas” a corto plazo. 
Por otra parte, la expulsión convirtió a los campesinos moriscos en aliados de los piratas berberiscos que asaltaron las costas mediterráneas españolas durante cerca de un siglo.

Grabado de Vicente Carducho

Fuente: Wikipedia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada